Expone Tijuana Verde sobre uso racional del agua

 In News, Noticias, Tijuana Verde

Tijuana es una de las ciudades más complicadas para abastecer de agua en el mundo, por lo que es fundamental cuidarla, asegura Tijuana Verde

Con la finalidad de crear conciencia en la comunidad acerca del uso racional del agua, Tijuana Innovadora a través de Tijuana Verde impartió la charla “Problemática del agua en Tijuana” ante estudiantes de la Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas.

El director de Tijuana Verde, Ing. Hernando Durán Cabrera explicó la gran complicación que representa abastecer de agua a Tijuana, la cual llega a los hogares y establecimientos comerciales de la ciudad desde el Río Colorado, el cual tiene su origen cerca de Canadá.

“Para que llegue hasta nosotros, el agua tiene que recorrer más de 5 mil kilómetros hasta el desemboque del Río Colorado, y de ahí en un acueducto enviarlo a Tijuana con un bombeo de mil metros en La Rumorosa, la cual es una labor titánica que convierte a esta ciudad como una de las más difíciles para abastecer con este líquido en todo el mundo”, apuntó.

En ese sentido, señaló que debido a la falta de conocimiento del tema que se tiene en la región, el tijuanense no cuenta con el cuidado que se tiene del vital líquido en países donde resulta escaso, como Israel o Arabia Saudita, donde ven al agua como una especie de “oro líquido”.

Durán Cabrera propuso una serie de medidas para el uso racional del agua, mismas que dividió en tres diferentes ejes: la cultura del agua tradicional, las plantas nativas y la huella hídrica.

“La primera es la conservación del agua, con acciones como meter una cubeta a la regadera para que al bañarnos el líquido caliente no se desperdicie, meter la mayor cantidad de prendas posibles a la lavadora para aprovechar esa carga al máximo, entre otras. Así mismo, aquí se incluye el rehúso del agua, la llamada agua gris, que es el agua de los lavamanos y las regaderas, la cual podemos reutilizarla con un poco de tratamiento para el riego de jardines, por ejemplo”, dijo.

Sobre las plantas nativas, informó que cuando se siembran plantas nativas se obtiene un ahorro de más del 70% del agua, porque son plantas que ya no necesitan ser regadas, bastándoles para sobrevivir con la brisa y la escasa lluvia que normalmente hay en Tijuana.

En cuanto a la huella hídrica, aseguró que cada material que consumimos, incluyendo la comida y los productos que usamos en general, necesita de una gran cantidad de agua para poderse manufacturar.

“Por ejemplo, para una manzana se necesitan 170 litros de agua; para un vaso de leche, se requieren de 250 litros, donde se incluye el agua que se usó para poder alimentar a la vaca, además de producir la leche como tal; y por supuesto el caso más representativo es el de la carne, porque cada kilo de carne se traduce en alrededor de 2 mil 500 litros de agua, que es todo lo que tienes que dar de alimentación al ganado para que pueda producir ese kilo de carne”, detalló.

“Si uno no deja de come carne sólo porque aumentamos nuestros niveles de grasa y colesterol, o porque van a matar a los animales, quizás una buena razón es que a todos nos debería de importar que vamos a dejar sin agua al planeta”, sentenció.

Redacción por Rigo Domínguez, con fotografías de cortesía

Recommended Posts

Leave a Comment