Preocupa a cineastas falta de salas de exhibición en pequeñas ciudades: Alfonso Arau

Preocupa a cineastas falta de salas de exhibición en pequeñas ciudades: Alfonso Arau

09 de noviembre de 2016

El cine mexicano enfrenta actualmente el problema de que las películas que se producen no tienen salida debido a la escases de nuevas cadenas populares que generen salas de exhibición, sobre todo en las pequeñas ciudades donde se carece de éstas, aseguró el actor y cineasta mexicano, Alfonso Arau.


En el marco de Tijuana Innovadora 2016 Creativa, donde el artista sustentó su conferencia magistral “Una vida dedicada al arte”,  indicó que sólo existen dos grupos de exhibidores que sólo tienen presencia en las grandes ciudades con plazas y precios muy caros.


El resultado es, manifestó, que un gran porcentaje de mexicanos, más de 100 millones, no tienen en este momento la oportunidad de acudir a ver una película, “lo cual para nosotros los cineastas es una tragedia cultural a nivel nacional, si tomamos en cuenta que antes cada pueblo contaba con un cine por lo menos; es el momento de revivir eso”.


Recordó que el gobierno brinda apoyos relativamente pequeños para rehabilitar cines que ya existen y que se encuentran abandonados; “un nuevo cine cuesta de cinco a 50 millones de pesos, considerando que ahora se trata de plazas con hasta cinco salas o más, pues tienen que ser varias, por lo que esos apoyos no son más que una cafiaspirina para tratar un cáncer”.


Refirió que ahora la industria del cine “está teniendo un pequeño aire” debido a un esquema a través del cual los empresarios pueden invertir en cine el 10 por ciento, es decir, lo que pagan de impuestos y que es deducible, “eso es lo que permite hacer cine, y este año se realizaron 140 películas debido a ese esquema”.


Actualmente es el gobierno el que produce las películas “y siempre que sucede eso, se crean problemas. En todos los países civilizados y los más prósperos en cuanto a producción cinematográfica, la industria del cine es privada. Sería deseable que los legisladores creen leyes que propicien que la industria nacional del cine se deje a la industria privada, que la deje producir”.


Se están creando nuevos productores, nuevos cineastas, nuevos escritores y eso es positivo, consideró, pero lo ideal sería que la producción sea independiente, que vuelva la banca privada a financiar películas, “las empresas son las que tienen que hacer el cine”, expuso.


Agregó que actualmente se encuentra trabajando en grandes proyectos, de los cuales evita hablar porque está consciente que algunos de ellos no se realizarán, por lo que solo se refiere a ellos cuando están por estrenarse.


Respecto al proyecto denominado Cinelux, explicó que se trata de una empresa creada por un grupo de cineastas, entre los cuales él se encuentra, para construir cines pequeños en pueblos pequeños para resolver el problema de la falta de salas de exhibición, “hacen falta como dos mil salas que se tienen que crear, pero esto tiene que ser por parte de la iniciativa privada”.