Arranca Taller de Cine con Amat Escalante en Tijuana Innovadora 2016

Arranca Taller de Cine con Amat Escalante en  Tijuana Innovadora 2016

06 de noviembre de 2016

Jóvenes creadores de esta frontera participan en el taller “Dirección de Cine” impartido por el cineasta Amat Escalante, quien durante tres días a partir de este domingo compartió sus experiencias sobre este arte, en el marco del evento Tijuana Innovadora 2016 Creativa que se lleva a cabo en el World Trade Center.

El cineasta mexicano indicó que el curso está dirigido a un público de “jóvenes y no tan jóvenes”  que tengan el interés de desarrollarse en el mundo de la cinematografía para inculcar o remarcar el gusto por esta actividad que requiere de una mente creativa.

“El taller es para gente que ha hecho cosas relacionadas al cine, que quiera saber más, que desee obtener una experiencia práctica, y aunque sólo tiene la duración de tres días a partir del domingo y hasta el martes, voy a ofrecer algo de lo que he aprendido en 15 años, aunque será difícil transmitirlo en tres días”, dijo.

Los participantes se mostraron entusiasmados desde que el cineasta comenzó a compartir sus experiencias personales en su carrera dentro del mundo de la producción y dirección cinematográfica.

Entre los temas que compartió con los participantes, además de narrar sus experiencias propias como profesional, consistió en cómo realizar cine, dirección cinematográfica, imagen, así como el arte de contar y adaptar historias para el cine, para lo cual se requiere de deseos de aprender y sobre todo entusiasmo por la práctica que se desarrolla a través del taller.

Al inicio del taller, Amat Escalante confesó que aunque ha impartido varios talleres, su estilo no es académico, sino que enriquece y abunda los conocimientos de los talleristas al compartir las experiencias surgidas en el desarrollo de su labor como cineasta, en la que, aseguró, ha invertido varios años.

El productor recordó que al comienzo de su gusto por el cine, surgieron dos películas que marcaron su camino, tales como “Naranja mecánica” y “El Mariachi”, la primera de ellas le causó un impacto positivo y la segunda le inspiró debido a que su productor la realizó solo y a un bajo costo.

Aunque en un principio quiso ser actor, fue la apreciación de películas como espectador que lo suyo no era la actuación, sino la producción de cine, por en Estados Unidos, lugar donde radicaba, con su primer sueldo como empleado de un negocio de comida rápida adquirió su primera cámara súper 8, la que después renovó con otra que le permitieron incursionar en los cortometrajes, en una profesión que decidió luego de darse cuenta que la escuela no era su pasión.

Ello, de tal manera que tuvo algunos intentos por ingresar a escuelas de cine en la Ciudad de México o en una escuela cubana; sin embargo, fue en España  donde ingresó a una escuela de paga, donde lo decepcionaron sus primeras clases, maestros y sus producciones y donde reafirmó su falta de gusto por las ideas académicas, lo cual terminó por desilusionarlo.

Sin embargo, fue en esa misma escuela donde luego de dialogar con los directivos de la escuela, le permitieron ingresar a un segundo año en el que estudió edición y sonido; fue en ese país europeo donde terminó su cortometraje, el cual finalmente envió a un festival de cortos en Guanajuato.

Para acceder al curso, los talleristas respondieron primero a una convocatoria de ingreso, además de que se les requirió el envío de uno de sus trabajos de cine que hubieran elaborado para estar en condiciones de calificar al ingreso del taller.
 
El taller es para gente que ha hecho trabajos relacionados con el cine, que quiera saber más y quiera obtener una experiencia práctica.
POPUP