Es el “Storytelling” el arte de seducir con historias el mundo de los negocios

Es el “Storytelling” el arte de seducir con historias el mundo de los negocios

05 de noviembre de 2016

“Storytelling” es el arte de seducir con historias que nos remite al mundo  donde las emociones tienen que ver con la moda, con la información que necesitamos para satisfacer la parte analítica de nuestro cerebro, explicó la analista y periodista de moda, Anna Fusoni.

En el marco de Tijuana Innovadora 2016 Creativa, la conferencista manifestó que aunque los números son importantes para las personas que están analizando algún negocio, los cuentos o las narraciones nos llegan al corazón, y esa parte es la que provoca que una persona compre algo.

El marketing del “storytelling” está de moda para lograr una conexión emocional con el cliente, “tenemos que crear historias alrededor de nuestros productos, de nuestras marcas, para que nos permitan ir más allá del cerebro del comprador, para lograr esa conexión emocional”, asentó.

Dijo que primero se debe de sentir la emoción de querer tener, y ese es el papel que juega “storytelling”, lo que traerá un valor agregado a esa historia, “contar historias es algo milenario igual que el deseo de escucharlas, de vivir fantasías y de estar en otros mundos, porque a partir del mundo de la moda, toda historia vende”.
 
El arte de contar historias siempre ha estado presente en la humanidad, y si las  historias son buenas, siempre venden, “nos gustan los finales felices, y si estamos dentro del mundo de la moda, queremos hacer historias de muchos tipos de éxitos, de fracasos, porque eso también vende”, expuso.

Explicó que “storytelling” es una herramienta poderosa para diferenciarse, para ser recordado, pues un cuento además de ser entretenido, debe de ser informativo y ahora más que nunca, aunque reconoció que tanta historia para sobresalir requiere de un esfuerzo adicional. 

Por esa razón, abundó, las historias contadas dentro de la moda tienen un valor agregado, pues al contar un cuento dentro de alguna marca, es para compartir una emoción, la celebración de algo, alguna venta, por ejemplo: el calzado alrededor del cuento de la Cenicienta, ha propiciado la venta de millones de zapatos y de zapatillas.

Las historias contadas de esta manera pueden constituirse en una buena herramienta diferenciadora, “necesitamos elementos humanos aunados a las emociones, a un pensamiento, no nos podemos olvidar de nuestra marca, envolverla con ejemplos que plantean tramas, desenlaces de amistad, de nostalgia, de emociones a través de protagonistas”, finalizó.